¿No sabes qué tipo de papel usar para tu impresión?

A la hora de imprimir nuestro trabajo se nos plantea la duda de que papel elegir.  Existen multitud de tipos de papeles en función de sus texturas, acabados, grosores, etc.  

El papel offset es el papel típico de fotocopiadora o folio clásico.  Es un papel sin revestir y con bastante poro con mayor capacidad de absorción de tinta. Los gramajes de este tipo de papel oscilan entre los 80 gr. del papel normal de fotocopiadora a un 240 gr. que sería la cartulina clásica de papelería. Nosotros lo trabajamos en digital hasta 350 gr.

El papel estucado también llamado couche o glossy, es un papel con menos poro y con revestimiento brillante o mate.  Este papel plasma mejor el detalle por su peor capacidad de absorción de la tinta respecto al offset. Es el utilizado para folletos y revistas.  Su gramaje oscila entre los papeles de 90 gr. de los folletos de buzoneo que utilizan por ejemplo las cadenas de comida a domicilio, hasta los 350 gramos que se utiliza para tarjetas de visita o para portadas de catálogos.

Lo que no podemos es confundir el gramaje con el grosor.

A veces la gente equipara el gramaje (gramos por metro cuadrado) de un papel con su grosor.  Esto es un error ya que los papeles offset al estar menos prensados y tener más poro, dan sensación de mayor grosor con un gramaje inferior.  Por ejemplo, nos encontramos con gente que compara sus hojas de fotocopiadora de 90 gr. offset con papel 90 gr. estucado brillo, y lógicamente aun con el mismo gramaje de papel, el estucado da sensación de ser más fino al estar más prensado y tener menos poro.  Estas diferencias también se dan entre los propios papeles estucados, ya que el brillo también da sensación de ser más fino que el papel mate del mismo gramaje.

Aquí te dejamos algunas recomendaciones de papeles para algunos trabajos, pero siempre tienes la opción de elegir el papel que mejor se adapte a tu trabajo:

80-90 gr. offset:  Para sobres y papel para cartas.

90 gr-100 gr. Estucado: Para folletos de gran tirada, buzoneo, etc.

150-170 gr. Estucado: Para folletos y flyers de mayor calidad en tiradas medias.  entregar en mano, etc..

250-300 gr. Estucado: Para flyers , tarjetones y tapas de revistas.

350-400 gr. Estucado: Para tarjetas de visita, invitaciones, etc…

¿Quieres añadir protección, calidad y resistencia a tus productos de impresión?  Te enseñamos todas las opciones que tenemos disponibles.

El papel clásico puede dañarse, mancharse y desgarrarse rápidamente… Sin embargo, hay acabados que pueden añadir calidad a tus impresiones a la vez que las protegen.

El papel irrompible está hecho de poliéster. Es resistente al agua, a las grasas y algunos disolventes. Hay versiones finas, así como versiones más rígidas. Este material puede ser impreso en offset o en digital y no requiere ninguna laminación de papel.

Algunos de usos:

En la hostelería: Este papel puede ser doblado y empapado en un vaso de agua y seguirá manteniendo siempre su aspecto básico. Se puede limpiar fácilmente con una esponja. El papel Synaps es ideal para menús, manteles individuales o tarjetas de visita.

En hospitales: Para evitar la contaminación, se puede imprimir en papel sintético liso y fácil de limpiar (gel hidroalcohólico y prueba de blanqueamiento).

Baños, spas e institutos de belleza: Este material es ideal para lugares con ambientes húmedos o donde las manos están en constante uso de cremas, aceites de masaje…

Garajes y talleres: Este papel liso no se ensucia y no se arruga en los momentos de acción. Se puede utilizar en el exterior sin problemas.

El laminado se puede hacer sobre cualquier tipo de papel. Se utiliza a menudo para proteger tarjetas de visita, las portadas de catálogos o carpetas. Existen diferentes tipos de acabados, como el mate, brillante o de “soft touch”, que confiere al papel un tacto suave y agradable. El laminado protege el papel de la humedad, los rayos UV (que hacen que Laminado el papel se vuelva amarillo), las arrugas (para evitar que la impresión se rompa) y los arañazos. Es posible realizarla en una o ambas caras del documento, ¡tú decides!.

Si deseas un soporte aún más resistente que el laminado, puedes optar por el encapsulado. Sin embargo, tus documentos serán más rígidos, pero será imposible destruirlos a menos que los cortes con tijeras.

El plastificado se realiza con una película plástica, más o menos gruesa, dependiendo del acabado que queramos, y sí o sí, debe realizarse en ambas caras del documento.

Al igual que el papel sintético, una vez plastificado, el papel es impermeable, no se puede torcer ni desgarrar y se limpia fácilmente con una esponja. 

Consejos para impresión digital

Los archivos deben entregarse con un sangrado de 2 mm y deben incluir las marcas de corte. Este borde fuera del área de impresión nos permite terminar la impresión de una forma correcta (y no dejar la posibilidad de un «borde blanco» donde no se desea).

Otro aspecto a tener en cuenta es la zona de tranquilidad: es decir, un margen que se tiene que dejar entre los extremos del archivo y textos, imágenes u otro contenido importante para evitar el peligro de cortarlos. Además, siempre conviene que el aspecto del diseño tenga un poco de “aire”, desde un punto de vista visual y para facilitar la lectura de las informaciones.

Si usas imágenes, es bueno que la imagen sea claramente visible, a pesar de su edición. Con la impresión regular, te pediremos que nos envíes tus imágenes al archivo con una resolución mínima de 300 DPI.

En el caso de imágenes grandes, que se observan desde más distancia (por ejemplo, carteles, carteles publicitarios, etc.), puedes entregarlas con un DPI más bajo, con un mínimo de 150 DPI.

Asegúrate de que cuando envíes tus documentos, éstos contengan todas las páginas que deben imprimirse. Las páginas deben entregarse como páginas separadas en orden de lectura en un único archivo.

En el mundo del diseño, las artes gráficas y la impresión se ha extendido el uso del modelo CMYK porque genera un buen resultado, con mayor contraste y sin ninguna sorpresa.

Los colores no aparecen tan brillantes como en el modelo RGB, que tiene la ventaja de una pantalla iluminada conviene que lo conviertas a CMYK si no lo has creado ya con este modelo de color, para que en el resultado final los colores sean los que has escogido.

Asegúrate de que las líneas y los textos no se desvanezcan o se pierdan con el zoom al 100% alejados. Esto puede conducir al mismo efecto en el material impreso final.

Debido a que existen innumerables opciones con las tipografías, es posible que la tipografía deseada no esté disponible en la imprenta. Desafortunadamente, al imprimir, se seleccionará al azar otra tipografía alternativa. Esto puede conducir a resultados negativos. Por lo tanto, recomendamos 2 opciones:

Convierte las tipografías en trazados – Las letras se reemplazan con líneas y por lo tanto, no contienen información relacionada con la tipografía. La desventaja de esto es que no se pueden hacer más cambios después, ya que letras son líneas.

Incluir fuentes en el archivo – También puedes optar por incluir las tipografías correspondientes en el archivo.

Puede ser muy útil usar líneas auxiliares o formas de perforación para que sea más fácil ver cómo quedará el material impreso terminado. Desafortunadamente, estas herramientas se imprimirán si estas formas y/o líneas están en el mismo archivo. Si deseas mostrar estas formas como ejemplo del resultado final, asegúrate de enviar 2 archivos; uno con las herramientas y otro sin ellas. Da un nombre claro al archivo para que no haya malentendidos sobre cuál debe imprimirse. 

Nos gustaría recibir tus archivos de impresión como PDF (para archivos PDF grandes, ZIP o RAR, si es necesario). Asegúrate de que el nombre de las páginas esté claro si lo envías como archivos PDF separados. Para los tipos de archivo, asegúrate de que los datos de corte estén visibles para que podamos verificarlos. Con nuestro editor gráfico, puedes crear fácilmente archivos pdf para el producto que deseas pedir, utilizando tu propio jpg, png y otros archivos gráficos.

Un negro compuesto o negro enriquecido nos ayuda a mejorar el aspecto de un fondo o una masa negra.

A veces, y sobretodo en papeles no estucados, el negro que obtenemos es como grisáceo, El consejo técnico para solucionar este problema es el siguiente, añadir una base de otro color, por ejemplo cyan y el resultado será más consistente.

Te dejamos algunos porcentajes de color para que sea fácil imprimir un buen negro:

  • 40% cyan + 100% negro= Negro neutro
  • 40% amarillo + 40% magenta + 100% negro= Negro cálido
  • 60% cyan + 50% magenta + 50% amarillo + 100% negro= Negro reforzado

Recuerda algo muy importante, sólo hay que utilizarlo en masas grandes de color, mejor no utilizar en trazos finos ni texto.

Si tienes alguna imagen cuyo borde es negro y quieres dar continuidad a ese fondo, lo mejor es obtener el negro en cmyk de la imagen y aplicar el mismo, de esta manera no obtendrás ningún salto de color.

Abrir chat